Ecualización

La ecualización se utiliza para ajustar el sonido de un instrumento de modo que que ciertas frecuencias sean acentuadas o reducidas. Esto es útil tanto en una grabación como en actuaciones en directo, y alguna forma de ecualización (EQ) es siempre utilizada por de todos los ingenieros de sonido. Al ajustar su ecualizador, el ingeniero puede cambiar el timbre de un instrumento, haciendo que sobresalgan o queden amortiguados los graves, los agudos o los medios. Dispositivos de de EQ también se utilizan para equilibrar el sonido y adaptarlo a las peculiaridades de la acústica de un local o sala, especialmente en actuaciones en vivo. El tipo más sencillo de ecualizador es un control de tono que ajusta los bajos (frecuencias bajas) o agudos (altas frecuencias) de la señal de audio. Un ecualizador gráfico típico tiene controles deslizantes por lo menos 5 rangos de frecuencia (bandas), lo que permite la ganancia de cada banda de frecuencias que se aumenta o se corta. Muchos Instrumentistas - especialmente guitarristas y bajistas - utilizan un pedal de efectos que incluye un ecualizador gráfico para obtener un mejor control de su tono.

EQ entrenará a su oído para escuchar las diferentes frecuencias en un ecualizador gráfico de 5 bandas, utilizando una amplia variedad de "samples" de instrumentos.